Nuestro Propósito

Desde el 11 de Junio de 1961, fecha en que se fundó la CASA DE LA CHINCA, ha sido nuestro gran compromiso ofrecer a niñas, adolescentes y jóvenes en condición de vulneración, un espacio de protección que les permite sentirse seguras, formarse como mujeres íntegras y empoderadas capaces de transformar su realidad y la de sus entornos; todo esto bajo un programa de atención integral.

 

57+

AÑOS DE TRAYECTORIA

Más de medio siglo trabajando para brindar  mejores oportunidades a niñas, adolescentes y jóvenes que buscan un nuevo inicio para alcanzar su proyecto de vida. Somos un hogar que acompaña, forma y transforma.

 

500+

NIÑAS ADOLESCENTES Y JóVENES

Trabajamos en compañía de 50 niñas, adolescentes y jóvenes: nuestro día a día lo vivimos junto a 50 niñas que permanecen en nuestro hogar, y por quienes trabajamos para garantizar el cumplimiento de todos sus derechos, a través de educación, alimentación, vivienda, recreación y la formación necesaria que les permita realizar un reintegro exitoso.

 
 

50

VIDAS TRANSFORMADAS

Como resultado un gran esfuerzo y mucho amor, hemos acompañado el proceso de transformación y desarrollo de un número  importante de niñas, adolescentes y jóvenes que han confiado en nuestro trabajo y compromiso con el cumplimiento de sus sueños.